« AnteriorSiguiente »

LA OTRA DEUDA HISTÓRICA

15 Noviembre 2006

     Transcurridos algunos días desde que se dio a conocer el segundo borrador de Real Decreto de Acceso a la Función Publica Docente por parte del Ministerio de Educación, hemos publicado el siguiente comunicado sobre dicho documento.

 

     El borrador vuelve a consagrar un reglamento de acceso ordinario de ingreso (que entrará en vigor tras finalizar el proceso transitorio a desarrollar durante los próximos cuatro años), que es lo mismo de siempre. Un acceso para el que no hacía falta ningún decreto, ya que es calcado del que actualmente existe en el ámbito docente. Y con ser eso negativo, resulta aún más bochornoso que aquellos que se rasgaron las vestiduras cuando el entonces gobierno del Partido Popular modificó el Acceso nos quieran vender como novedoso y progresista algo que es caduco, conservador e impresentable. Una vez más queda demostrado que cuando se alcanza el poder, la falta de imaginación y las promesas de solucionar los problemas se echan directamente al retrete.
 

     Nos tememos que, una vez más, el futuro de la enseñanza pública estará cargado de aquí a pocos años de profesores que sufrirán la inestabilidad laboral que en este momento padecemos más de 100.000 docentes en toda España. Y todo por la falta de voluntad política del gobernante de turno en encontrar una solución definitiva que acabe, para siempre, con la creación de empleo precario entre los docentes,  incluso cuando ésta se le da hecha (Informe Ariño).
 

     Si nos ceñimos al procedimiento de ingreso transitorio a desarrollar durante los próximos cuatro años (consecuencia de la disposición transitoria decimoséptima de la LOE), que trata de poner soluciones al escandaloso número actual de empleados en precario en la enseñanza pública española, no podemos más que expresar nuestro convencimiento de que se ha mejorado algo con respecto al primer (e infumable) borrador, pero de nuevo sigue siendo claramente insuficiente.
 

       Y es insuficiente porque deja muchas, demasiadas, cosas sin aclarar. Y  no recoge, en su articulado, algunas de las propuestas que se acordaron en la Mesa Sectorial andaluza. Así, por ejemplo, no aparece la ponderación del 50% para la fase de oposición y 50% para la fase de concurso.
 

       Además, y esto es más grave, el borrador no reconoce al tiempo de servicio prestado el valor máximo permitido legalmente. Éste se queda en un exiguo 28%, mientras la doctrina del Tribunal Constitucional reconoce la posibilidad de una valoración de hasta un 45%. En definitiva, el Ministerio de Educación, en su borrador, incumple lo que aparece en la propia ley en la que se basa su desarrollo (“en la fase de concurso se valorarán la formación académica y, de forma preferente, la experiencia docente previa en los centros públicos de la misma etapa educativa, hasta los límites legales permitidos”)
 

       Desde SADI, queremos valorar el trabajo realizado por aquellos que dieron su apoyo a la propuesta que la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía presentó en la Mesa Sectorial del 6 de Septiembre, y que luego han sido coherentes con esa firma y han defendido en Madrid las propuestas a las que se comprometieron en Andalucía. Pero hemos de recordar que lo único que se ha hecho es iniciar un camino que deben recorrer aquellos que tienen una deuda histórica con miles de maestros y profesores que demuestran su buen hacer cada día, de forma anónima, con sus alumnos, y a los que los errores cometidos a lo largo de muchos años han llevado a una situación laboral inaceptable e insostenible en una Administración Pública.
 

       El camino sigue su curso, y seguiremos expectantes y vigilantes hasta el final del recorrido, que sólo puede ser uno: la Estabilidad laboral para los docentes interinos andaluces.
 

Gabinete de Prensa de la Federación SADI

     

    

  

 

 

 

 

 

 

Categoria/s: General, Real Decreto de Acceso, Comunicados

 

 

Los comentarios están cerrados.