« AnteriorSiguiente »

CONCURSO DE TRASLADOS - LA JUNTA DESPRECIA LA EXPERIENCIA DE 20.000 DOCENTES

13 Septiembre 2015

La ley que reconoce la antigüedad de los interinos excluye a los maestros

La Junta ha aprobado un decreto ley que reconoce el tiempo de servicio de este colectivo pero sólo entre el personal de la Administración. Los docentes, al depender del Estado, quedan fuera

Las leyes, estatales y autonómicas, han abierto un cisma entre funcionarios interinos con derechos de antigüedad y sin ellos. En el segundo grupo están los más de 20.000 interinos del sistema educativo andaluz que no podrán beneficiarse del decreto ley que ha aprobado el Consejo de Gobierno, y que reconoce la experiencia de este colectivo en concursos de méritos. La norma sólo afecta al personal interino de Administración de la Junta. La consejera de Hacienda, María Jesús Montero, presentó  el borrador a los sindicatos de la Función Pública.
La Junta dice que no tiene competencias para equiparar los derechos de profesores interinos con los funcionarios de carrera, porque los cuerpos docentes dependen del Estado y se rigen por la ley básica. Se trata de un real decreto de 2007 que no computa el tiempo de interinidad como antigüedad a la hora de concursar para un traslado del lugar de trabajo. El decreto ley que ultima Hacienda viene a corregir una situación de discriminación de este colectivo respecto a los funcionarios. Esta norma andaluza surge a raíz de una sentencia del Tribunal de Justicia de la UE, dictada en 2011, que obligó a España a reconocer los años de experiencia de los interinos en los concursos de méritos. Andalucía venía haciendo lo contrario, ateniéndose a varias sentencias del TSJA que avalaban la preferencia del funcionario con plaza sobre el interino.

Esa contradicción jurídica quedó resuelta hace cuatro meses cuando la Comisión Europea remitió un escrito al Ministerio de Asuntos Exteriores advirtiendo a España de que se exponía a ser sancionada si seguía sin cumplir el fallo del tribunal de la UE.

El Consejo Consultivo recomendó entonces a la Consejería de Hacienda que la fórmula idónea para adaptarse a la norma europea sería el decreto ley de urgencia. El problema ahora es que dentro de la administración andaluza habrá interinos que puedan hacer valer su antigüedad, por ejemplo a la hora de elegir un nuevo destino, y otros no. Los primeros se rigen por la norma autonómica y los segundos por la estatal. Esto, aseguran los sindicatos de la enseñanza, deja la puerta abierta a futuros recursos judiciales, puesto que habrá docentes interinos que se sientan «discriminados».

El litigio europeo sobre la antigüedad de los interinos se vivió con intensidad desde la enseñanza. En 2012, al advertir la contradicción entre la sentencia de la UE y la del TSJA, la Consejería de Educación paralizó el concurso de traslados (dejando en el aire a 35.000 afectados ), hasta que el Ministerio del ramo resolviera a cuál de los dos juzgados había que hacer caso. Al final, la Junta optó por negar la antigüedad a los interinos para poder elegir plaza. Cada año se convoca un concurso de traslados, un sistema en el que los funcionarios sin destino definitivo tienen que solicitar por fuerza una plaza vacante (también concursan profesores con puesto fijo que quieren cambiar de colegio).

La escuela andaluza cuenta con más de 11.000 interinos que acaban de cesar con el fin del curso escolar. Pero el número de afectados por no poder computar su antigüedad en el concurso de méritos es mayor (cada año participan entre 30.000 y 35.000 profesores en el concurso de traslados, un tercio de la plantilla, según fuentes de Educación.

En el sistema escolar andaluz existe un gran volumen de docentes que accedieron a la categoría de funcionarios de carrera después de muchos años de interinos (en algunos casos estuvieron concursando hasta 20 años por una plaza fija). La situación ahora es así de compleja: piensen en dos maestros en activo, cada uno con 20 años de profesión. El primero trabajó un año de interino y 19 como funcionario de carrera. El segundo trabajó 19 años como interino, y accedió a una plaza fija el último curso. Para el tribunal europeo, ambos trabajadores deben tener exactamente los mismos derechos. Pero el decreto ley que prepara Hacienda no les beneficiará a ellos, de modo que el funcionario docente seguirá teniendo prioridad sobre el interino, aunque los dos hayan impartido los mismos años de clase. Si el fallo europeo se hace extensible a la enseñanza, el reparto de plazas en el sistema escolar andaluz sufriría un vuelco inédito. Entre 2007 y 2011, gracias a un sistema de oposiciones que priorizaba la experiencia, muchos interinos lograron plaza fija. Algunos entraron después de 15 o 20 años sin destino definitivo. Todos los funcionarios que empezaran a dar clases después que ellos se verían relegados, aunque hubieran logrado plaza fija nada más aprobar las oposiciones.

 

 

Categoria/s: General

 

 

Sin comentarios todavía

 

 

¡¡Escribe tu comentario sobre esta noticia!!


 

Tienes que estar registrado para poder publicar un comentario.